Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies


Ingredientes, Medidas y Cantidades:

4 yemas

4 claras

75 gr. de azúcar

1 cucharada de vino dulce

50 gr. de café fuerte

1 paquete de bizcochos de soletilla

1 dl. de nata

250 gr. de mascarpone

250 gr. de filadelfia

cacao en polvo

 

Para Hacerlo:

Bate las yemas con el azúcar hasta doblar el volumen y añádele el vino dulce poco a poco, para no bajar las yemas.

Mezcla los quesos hasta obtener una crema lisa y homogenea e incorpórale la nata montada de forma envolvente.

Por último, monta las claras a punto de nieve y mézclalas con la ayuda de una espumadera, a la mezcla de las yemas, el azúcar y el vino.

Forra un molde con los bizcochos de soletilla empapados en el vino, tanto el fondo del molde como sus paredes. Cúbrelos con la mezcla de los quesos y la nata y a continuación, con el preparado de las yemas. Mételo en la nevera hasta que tome cuerpo, más o menos te llevará un par de horas. Antes de servir espolvorea sobre la superficie de la tarta, el cacao con la ayuda de un colador para que te quede bien repartido.

Acuérdate, que la fuente en la que lo prepares, será la que salga a la mesa.

Si no tienes una buena máquina para doblar las yemas con el azúcar, te aconsejo que mezcles las dos cremas, (yemas, azúcar, las claras y vino, con los quesos y la nata ) de este modo, no se bajarán las yemas y la tarta también te quedará estupenda.

También puedes hacerlo sólo con Mascorpone.


Los comentarios están cerrados.