Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies

Ingredientes, Medidas y Cantidades:

250 gr. de leche

200 gr. de queso gruyère

30 gr. de mantequilla

40 gr. de harina

3 yemas

4 claras a punto de nieve

sal, pimienta y nuez moscada

Para Hacerlo:

Antes de empezar con el soufflé preparamos el molde engrasándolo de mantequilla y espolvoreándolo de queso rallado. Lo mantenemos en la nevera para que la mantequilla endurezca. El molde de soufflé debe ser de loza o cristal, redondo y altas las paredes.

En un cazo fundir la mantequilla y añadir la harina. Con la ayuda de unas varillas dejar cocer la harina hasta blanquear sin dejar de remover. Antes de que empiece a tomar color, incorpora la leche y sin dejar de batir déjala cocer al menos unos 4 minutos. Fuera del fuego, pon el queso, la sal, la pimienta, la nuez moscada y las yemas, pero estás últimas, cuando se haya templado un poco la bechamel. Por último, bate las claras a punto de nieve que queden fuertes. Incorpóralas a la bechamel de forma envolvente con la ayuda de una espumadera. Introduce la mezcla en el molde y ponlo a cocer en el horno a 200º al menos durante 30 minutos. No habrás el horno durante la cocción, pues aunque lo veas muy bonito, se puede bajar si le entra aire frío.

Este es un plato que no espera al comensal, será este el que deba esperar al soufflé.

Te resultará delicioso.


Los comentarios están cerrados.