Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies


 

 
Ingredientes, Medidas y Cantidades:

3 solomillos ibéricos

12 lonchas de jamón serrano

200 gr. de queso cabrales

200 gr. de nata

1 dl. de vino blanco

sal y pimienta

pasta filo

 

Para Hacerlo:

Limpia bien los solomillos y córtalos en rodajas gruesas. Envuelve cada solomillo en una loncha de jamón. Una vez que tengas todos, calienta una sartén o plancha y dora en ella los solomillos. No es necesario en principio que utilices aceite, ya que el jamón tiene suficiente grasa, pero si necesitas poner un poco adelante.

Una vez templados los solomillos, extiende la pasta filo y coloca en el centro de la misma un solomillo por plancha. Sobre el solomillo, coloca un dado de cabrales y cierra bien el paquete. Una vez que tengas todos, colócalos en la fuente de horno y dóralos a 180º.

En la misma sartén donde hemos hecho los solomillos,  vierte el vino blanco y déjalo reducir un par de minutos. Incorpora el queso y deja que este se funda bien. Por último, añade la nata y deja cocer esta, otro par de minutos.

Presenta los paquetitos en cada plato y adorna con un poco de salsa, pero sirve esta en salsera, para que no se empape demasiado de la misma la pasta filo.


Los comentarios están cerrados.