Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies


BOTILLO DEL BIERZO 

Botillo agrietao, botillo lavao.

Producto cárnico elaborado con diferentes piezas procedentes del despiece del cerdo, principalmente costilla y rabo, troceadas, adobadas con sal, pimentón, ajo y otras especias naturales, embutido en el ciego del cerdo, ahumado y semicurado.

Su forma y aspecto exterior vienen definidos por la forma de la tripa (ciego), siendo ovalada con un color rojo-plomizo. Tiene un peso entre 500 y 1600 gramos, una consistencia más bien firme y un aroma intenso a embutido adobado y ahumado.

Al corte presenta un característico color rojo intenso, diferenciándose claramente la materia prima en porciones regulares.

Se consume normalmente cocido. Una vez cocinado para su degustación, predomina el olor a magro cocido, salazón y especias naturales, siendo su textura hebrosa y jugosa, no homogénea.

El botillo es el manjar del Bierzo

La zona de elaboración comprende los términos municipales incluidos en la comarca del Bierzo: Arganza, Balboa, Barjas, Bembimbre, Berlanga del Bierzo, Borrenes, Cabanas Raras, Cacabelos, Camponaraya, Candín, Carracedelo, Carucedo, Castropodame, Cangosto, Gorullón, Cubillos del Sil, Fabero, Folgoso de la Ribera, Iguefia, Molinaseca, Noceda, Oencia, Palacios del Sil, Páramo del Sil, Peranzanes, Ponferrada, Priaranza del Bierzo, Puente de Domingo Florez, Sancedo, Sobrado, Toreno, Torre del Bierzo, Trabadelo, Vega de Espinareda, Vega de Valcarce, Villablino, Villadecanes y Villafranca del Bierzo.

Secadero

 

VILLAFRANCA DEL BIERZO

Colegiata

Los Romanos , en su recorrido berciano en busca de oro, llegaron a lo que hoy es Paradaseca del Bierzo, atravesando el Cúa por el puente viejo en Vega de Espinareda, el Ancares por el puente de San Martín de Moreda y el Burbia por sendos puentes: uno a la salida de la población de cabecera, y el otro por algún lugar del término de Veguellina. Todos aún existentes salvo este último. Sin duda al llegar al poblado de casas de paja les encantó el lugar e hicieron allí una base permanente y la bautizaron como Parada Valer según datos recogidos presuntamente del cronista romano Plinio en los Tumbos Astorganos.

Junto a variso amigos, hoy lo tenemos más fácil y no iremos quizás en busca de oro sino de entornos agradables, que ensalzan el alma y ayudan a cultivar el buen gusto. Para ello saldremos de Villafranca por la carretera que sube por la margen izquierda del Burbia atravesando Puente de Rey y, luego de cruzar el río por el “puente de Parada” a unos 9 km, sólo nos quedará una subida de 1 km, desviándonos del río, para avistar la población más importante de las pequeñas de la cuenca .La encontraremos pasados unos cerezos que flanquean la entrada.

Si bien la palloza fue una construcción común a todos los pueblos de la cuenca ancaresa del Burbia , sin duda Paradaseca, junto con Campo del Agua, fueron los más emblemáticos. Y ambos sufrieron paralelos procesos de desaparición por el fuego, si bien quedan aún algunos ejemplos entre las actuales construcciones modernas y las típicas de planta y piso, piedra y madera, con techo de losa, algunas con balaustradas ilustres.

Por estas tierras, antigua Merindad de la Somoza, se dice que estuvo de paso la Reina leonesa Dña Urraca , madre del emperador Alfonso VII, obligada a refugiarse en algún anexo del antiguo Monasterio de San Cosme, por la urgencia de alumbramiento de su hijo, cuando iba camino de sus posesiones gallegas. Por el buen trato recibido recompensó a los somozanos, con exenciones del Servicio Armado y privilegios de Nobleza. En recuerdo de “La Reiniña” se ha restaurado un hórreo en el centro del Pueblo que es objeto de numerosas visitas.

Ya en la edad Moderna, esta antigua capital de la Zomoza, fue Ayuntamiento para todas las aldeas de aguas arriba de la cuenca del Burbia, que hoy lo son de Villafranca (incluido el pueblo de Cela por donde continúa hoy la carretera que, siguiendo la antigua vía romana y que, luego de una subida hasta pasados los 1000 m de altura en Sotelo y Pradela , baja hasta Trabadelo ya en la autovía de La Coruña)

Hoy con sus 140 paradegos fijos sigue siendo, junto con Tejeira, la aldea más poblada del actual municipio, salvo Villafranca. y Vilela.

En la salida en dirección a Cela hay un desvío a la derecha que sube a la ermita de Fombasallá y continúa como pista forestal ya por la reserva nacional de Caza y Pesca de los Ancares Leoneses.

A la derecha de la entrada del pueblo y entre viñedos nos encontramos con la ermita de Sta Magdalena y enfrente, al otro lado del Burbia podemos visitar los restos de la antigua Herrería con mecanismo hidráulico, que debería abastecer, durante el siglo XIX, la fábrica de armas de Oviedo y que fue abandonada después de la guerra de la Independencia.

Por último, la Iglesia, dedicada a San Juan Bautista (24 de Junio) Se encuentra en un extremo del pueblo, anexa a la casa rectoral y dentro de un recinto enmurallado. Son típicos el nido de la cigüeña en lo alto de la espadaña del campanario y el palomar a la entrada. Es seguramente la iglesia más antigua de la zona (finales siglo XV) y también la más surtida y mejor conservada. Por algo fue hasta hace poco la residencia del último sacerdote fijo de la Somoza.

Para finalizar la visita podemos comer en cualquiera de los dos bares de Paradaseca: Uno junto a la Iglesia, anexo a la oficina de correos, y otro en el centro del pueblo.

Continúo…

Castillo de Villafranca del Bierzo

 

Los comentarios están cerrados.