Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies


UNA D.O.P, UNA RECETA, UNA RUTA

http://80.32.41.59:8080/crdo/

Los jamones y paletas protegidos proceden de cerdos de raza porcina ibérica o del cruce del 75% de sangre ibérica y 25% de la raza Duroc-Jersey.

Según la alimentación de los cerdos se distingue:

– Cerdo de bellota o terminado en montanera: aquel que se destina al sacrificio inmediatamente después del aprovechamiento de la montanera.

– Cerdo de recebo o terminado en recebo: es aquel que después de alcanzar en montanera un cierto peso, éste es aumentado antes del sacrificio, en un 30% como máximo, mediante una alimentación con piensos autorizados por el Consejo Regulador.

– Cerdo de pienso o terminado en pienso: es aquel que después de alcanzar, bien sea en montanera o con piensos, un cierto peso, éste es aumentado antes del sacrificio, en más del 30% mediante una alimentación con piensos autorizados por el Consejo Regulador.

UNA RUTA,

La Ruta de la Plata en Castilla y León.

La Ruta se convierte en castellanoleonesa al llegar a la Sierra de Béjar. Tras pasar el puerto se llega a la ciudad de los Duques a los que Cervantes dedica su «Quijote». Béjar da paso a Montemayor del Río, Miranda, Mogarraz y San Martín, ciudades que preside el monasterio de la «Virgen del Castañar». A continuación el viajero tendrá ante sus ojos un pueblo medieval con calles empedradas por las que corre el agua como si de un manantial se tratase. Este no es otro que Candelario, pueblo conocido por tradiciones como la que se celebra el segundo domingo de agosto: «Una boda a la antigua usanza». Son los propios vecinos los que le harán disfrutar, al convertirse en actores por un día, de una boda del siglo XIX: ellos con sus trajes de «choriceros» y ellas con sus trajes de «candelaria«, «uno de los más bellos trajes del país», hacen que Candelario sea uno de los lugares más auténticos del país. Prosiguiendo la ruta se llega a La Alberca, pueblo típico por sus plazas y por las fachadas de sus casas. Siguiendo las llanuras del Tormes encontraremos a nuestro paso Salvatierra, Aldeavieja y Guijuelodonde es conveniente parar a saborear el jamón ibérico de Denominación de origen «Guijuelo». Así llegaremos a un lugar plagado de conventos y monasterios con un amplio contenido cultural, Alba de Tormes. Una vez pasado el puente medieval de 22 ojos encontraremos el Patrimonio de la Humanidad, la capital «Charra«. Recorrer Salamanca es recorrer la historia del arte y por ello es recomendable que ninguno de sus rincones sean olvidados por el viajero. Monumentos, calles, casas y gentes de la ciudad constituyen un conjunto cultural inigualable.

La ruta continúa por La Almuria y Villanueva del Cañedo tras los cuales entramos en las tierras zamoranas denominadas «del pan y del vino«. Así, sus bodegas se han convertido en algo típico de pueblos como El Perdigón, Fuentelcarnero, Corrales o Morales del Vino.

Tras pasar Arcenillas y Casaseca de las Chanas llegamos a la ciudad amurallada de los templos románicos, del Duero y del puente de hierro. Indudablemente se trata de Zamora. Cercanos a esta se encuentra Montamarta, San Cebrián de Castro, las ruinas de Castrotorafe, Riego del Camino y Moreruela, en cuyo monasterio se establecieron los primeros monjes cluniacenses españoles.

Al dejar a la derecha la Tierra de Campos, el viajero tendrá ante sus ojos el llamado «paraíso de agua y paz«, Villafáfila. El trayecto continúa por Santovenia del Esla, Villaveza del Agua, Barcial del Barco y Castrogonzalo. Llegaremos, de este modo, a Benavente donde «si buena es la villa mejor es la gente«. Esta ciudad, perteneciente a la familia Pimentel, posee un conglomerado de cultura que junto con su festividad del «toro enmaromado» y su gastronomía hacen de ella una lección de historia.

Los siguientes puntos de la vía son San Cristóbal de Entreviñas y Santa Colomba de las Carabias. Allí, la ruta se desvía hacia el oeste (antigua Astúrica Augusta) por donde llegaremos al siguiente destino, Pobladura del Valle. Este pueblo es característico por sus bodegas típicas, sus dulces y su sencillo conjunto cultural. Y es esto, lo que, junto con su buena gente, hará que la estancia del viajero sea difícil de olvidar.

Continuando con el recorrido conoceremos Alija del Infantado, Laguna de Negrillos, Jiménez de Jamuz, Valencia de Don Juan y La Bañeza, «centro comarcal con interesantes carnavales y festejos populares«. Pocos kilómetros nos separan del siguiente punto de la ruta: la capital de la Maragatería. Astorga, fundada en tiempos prerromanos, posee notables monumentos entre los que cabe destacar la obra de Gaudí («El Palacio«).

Siete son los pueblos integrados en la Vía de la Plata que tendrán que recorrerse hasta llegar a la siguiente capital, León: Castrillo de los Polvazares, San Román y San Justo de la Vega, Hospital, San Martín, Villadangos y Valverde. La llamada «Legio Sèptima Geminia Día Félix» (León) es destacable por sus monumentos, su catedral y el Barrio Húmedo, lugar en el que se conservan un gran número de tradiciones.

Poco a poco vamos ascendiendo hacia el final del trayecto castellanoleonés. Para ello visitaremos La Robla, Puente de Alba, La Venta, Villaquilambre, Carvajal de la Lengua y Cabanillas. Así entraremos en los Picos de Europa donde, en Pola de Gordón, comienza el Puerto de Pajares. En esta comarca visitaremos Peredilla, Huergas, Vegas, Santa Lucía, Ciñera, Vegacervera y Valporquero. De este modo un parador divide Asturias y León en cuyos montes la ruta deja de ser castellanoleonesa.

Durante este trayecto entre montañas, valles y páramos el viajero estará cansado de caminar y agotado de observar. Pero no podrá negar que ha merecido la pena debido al gran contenido cultural de la vía. Y, es que, la Ruta de la Plata hace del oeste de la «vieja piel de toro» un lugar merecedor de visita, inolvidable y digno de admiración.

 

UNA RECETA

Albóndigas con Sepia y Guisantes


Ingredientes, medidas y cantidades:

100 gr. carne de cerdo.

300 gr. de carne de ternera.

600 gr. de sepia fresca

1/4 kg. tomates maduros.

1 cebolla.

1 diente de ajo.

1 huevo.

1 rebanada de pan.

aceite de oliva.

100 gr. harina.

2 cucharaditas de perejil.

Sal y pimienta blanca

Para Hacerlo:

Para hacer las albóndigas, mezcla las carnes, el ajo y el perejil picados, una rebanada de pan mojada en leche, un huevo batido, sal y pimienta. Amasa bien con los dedos hasta hacer una masa consistente.

Forma las albóndigas, enharínalas y ponlas en la sartén hasta que se doren ligeramente. Resérvalas en la cazuela donde luego haremos el guiso.

Sofríe la cebolla picada fina en el mismo aceite donde has frito las albóndigas.  No lo hagas a fuego muy rápido para que  no se arrebate.

Mientras tanto limpia y corta la sepia  en pequeños dados y resérvala.

Cuando la cebolla empiece a dorarse, añade la sepia y dale unas vueltas en la sartén. Incorpora la harina y sin dejar de remover deja que se doré ligeramente. A continuación añade el tomate, el caldo y las hierbas aromáticas. Remueve todo hasta mezclarlo bien e incorpora las albóndigas. Déjalo cocer todo a fuego suave durante unos 20 minutos.

Puedes acompañarlo con un arroz pilaf.

Continúo

 

www.covadongadelaricaaranguren.com

Los comentarios están cerrados.