Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies


Vas a Lavar, ¿Cómo?, ¿Con qué?, ¿Y el Secado? I

Productos puros

Jabón de Taco

Es jabón puro, neutro, que siempre viene bien tener en el lavadero. Con el puedes quitar muchas manchas, entre otras, de comida, de grasa, frotando un poquito; tienes que tener en cuenta que la prenda se pueda lavar y que el color sea sólido.

Amoníaco

Disuelto en agua y/o con ayuda de un detergente neutro, elimina bien las manchas de proteínas y grasas.

Vinagre

Un chorrito de vinagre en los aclarados de la ropa de color mantiene más vivos los colores.

Para eliminar las manchas de vino, utilízalo junto con un detergente neutro, si las manchas son en un mantel, cuida que no haya otras manchas anteriores ya que las fijarías por la acción del ácido.

Disolvente universal

Con estos disolventes se eliminan muy bien las manchas de grasa; pon atención a que no quede cerco, para ello puedes ayudarte con un paño para que se evapore todo pon igual. Cuando utilices estos u otros disolventes, amoniaco, lejía, etc., pon sumo cuidado en que no los puedan utilizar y con ello dañarse, algún hijo o niño pequeño. Hazlo en un lugar abierto o aireado.

Decolorantes, oxidantes (mejor pasados por agua)

Intenta evitarlos lo más posible, ya que su acción prolongada o en dosis concentrada producen pérdidas de resistencia en la prenda, llegando hasta la rotura de la misma. Un ejemplo, la lejía; si es necesaria puedes utilizarla diluida en agua fría, no más de 10’, con la prenda ya limpia y siempre aclarándola bien.

Productos Comerciales

Para manchas de grasas, por ejemplo “Cebralin”. Antes de utilizarlo sobre la mancha, pruébalo en el dobladillo, así comprobarás la solidez del color.

Pulveriza difuminando de dentro hacia fuera, para que no quede cerco. Una vez seco, cepíllalo.

Para manchas de hierro, por ejemplo “Ferroquit”.

Moja la prenda antes, échale unas gotas y aclárala pronto.

Quitamanchas Universal, lo puedes aclarar tanto en seco como al agua; te recomiendo “Dr. Beckmann”.

Detergentes

Para la ropa delicada, lana, seda,… utiliza siempre un detergente neutro, “Norit”, “Woolite”, “Perlan”,…

Para la ropa de color y un poco sucia; utiliza uno especial ropa de color. La característica esencial es que no contiene ni blanqueantes químicos ni ópticos, es algo alcalino, de esta forma se consigue un mayor grado de limpieza que con uno neutro, por ejemplo, “Micolor”.

Para la ropa blanca, trapos, ropa interior, excepto lycra, puedes utilizar un detergente que sea “completo”, con blanqueante incorporado, es decir, con perborato, ya que resulta bastante efectivo y se daña menos la ropa, entre otros muchos tienes “Ariel”, “Dixan”, “Colon”, “Elena”,… Te recuerdo que no debes utilizar lejía en la misma fase del lavado, ya que se anulan mutuamente. Otra posibilidad es que utilices un detergente que no tenga blanqueantes, te doy un par de ellos: “Bilore”, “Wipp Express;” puedes utilizar lejía especial lavadora en la cubeta específica para ella, ya que se vaciará en el primer aclarado.

No puedes perder de vista que el uso de la lejía es contraproducente, además de romper los enlaces de la celulosa, componente principal del algodón y lino, hace que los tejidos pierdan resistencia y se rompan; sin duda alguna es mejor la primera de las dos opciones que te he dado.

Auxiliares del lavado

Suavizante

Lo debes utilizar en el último aclarado y la razón principal de su uso, es eliminar la electricidad estática de algunas fibras, sobre todo de las sintéticas. Si se lava a mano, no es necesario que las aclares.

Para hilo, viscosa y en general en fibras naturales, es mejor no usarlo ya que les quita apresto. Es conveniente medir la cantidad a utilizar, ten en cuenta los kilos de ropa a lavar, y sigue las instrucciones del fabricante. Un exceso de suavizante podría agrisar las prendas.

Proceso de Lavado

Es fundamental seguir las indicaciones del fabricante que vienen en la etiqueta.

Cinco factores que debes tener en cuenta:

Fibra Componente

Tejido

Tipo de suciedad

Confección de la prenda

Color

Es posible que encuentres una etiqueta con la indicación “limpieza en seco” y no veas ningún inconveniente para lavarla en casa; es cierto, que en ocasiones se trata de una precaución que adoptan algunos fabricantes preocupados por la posibilidad de que la prenda destiña o encoja. Sin embargo, otras veces es realmente necesario advertirlo. Si decides lavar una prenda que lleve dicha etiqueta, deberás hacerlo a mano y por separado.

Antes del Lavado

Para comprobar la solidez del lavado al agua, aplícale un poco de agua caliente jabonosa en la costura, pásale un trozo de tela blanca de algodón, sobre la parte mojada; si destiñe no podrás lavarlo al agua.

Para comprobar la solidez del lavado en seco, humedece en una costura con el disolvente; si destiñe sobre el, no debe hacerse en seco.

Recuerda comprobar antes del lavado, que nada tienes en los bolsillos; ni manchas, ni descosidos.

Algunas veces, por el tipo de suciedad es una gran ayuda hacer un remojo previo; te pongo algunos ejemplos que conozco:

Los pañuelos, en agua con sal.

Las toallas de pequeño tamaño de los juegos cuando las usas para lavarte la cara, pueden quedar con manchas de maquillaje que se van con dificultad; facilita mucho el dejarlas un rato en agua caliente con quitamanchas de “grasa pesada” antes de lavarla.

Los paños de cocina, en agua caliente con detergente y amoniaco.

Los remojos no deben prolongarse más de 2 horas, para evitar así el riesgo de reposición de la suciedad sobre el tejido.

Cómo quitar las manchas

Es mejor que elimines las manchas difíciles, antes del proceso de lavado que hayas elegido, o bien sabes de antemano que esas manchas no saldrán con un lavado normal. Con el volumen suficiente de ropa es mejor que hagas lotes homogéneos teniendo en cuenta la suciedad, los colores y los tejidos.

Asesorada por Eulalia Guardiola, gran experta en la materia.