Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies

Ingredientes, Medidas y Cantidades:

8 huevos

500 gr. de espinacas cocidas

25 gr. de queso gruyere rallado

100 gr. de mantequilla

agua, sal y vinagre

Salsa Mornay:

50 gr. de mantequilla

50 gr. de harina

250 gr. de leche

100 gr. de nata

50 gr. de queso gruyere rallado

1 yema

sal, pimienta y nuez moscada

Para Hacerlo:

Hoy lo primero que vamos hacer es rehogar las espinacas con la mantequilla en una sartén ancha para que evapore bien el agua que sueltan las mismas. Añádeles el queso rallado y deja que se funda. Las salpimentamos y las reservamos, colocándolas en 8 porciones, en la bandeja de horno que vayamos a sacar a la mesa.

A continuación, prepara un bol con agua fría, y un cazo pequeño con agua y un chorrito de vinagre. Pon este último, a hervir a fuego lento. Casca los huevos uno a uno en una taza o vaso y con una espumadera en la mano, introduce el huevo en el agua hirviendo, (repito, que hierva muy lentamente) y con la ayuda de la espumadera, envuelve la yema con la clara. Cuando veas que el huevo sube a la superficie, retíralo con mucho cuidado, con la ayuda de la espumadera, y deposítalo en el bol de agua fría. Repite esta operación con cada uno de los huevos y si te atreves hacer de dos en dos, adelante. Recorta con las manos las barbas de los huevos, siempre tratándolo con mucho mimo y deja cada uno de ellos sobre uno de los montoncitos de espinacas.

Salsa Mornay: Funde la mantequilla en un cazo pequeño y añade la harina. Con una varillas rehoga bien la harina sin dejar de mover hasta que se forme una espuma blanca. En ese momento, incorpora la leche de golpe. Sigue batiendo y dejar cocer la bechamel durante unos 5 minutos. Salpimienta y añade la nuez moscada. Mezcla la nata con la yema e incorpóralo a la bechamel. Por último, incorpora el queso y mantenlo al fuego sin dejar de batir hasta que éste, se funda. Vuelca la salsa sobre los huevos y gratínalos unos minutos en el horno.

Es una delicia de plato y esta misma salsa la puedes utilizar para muchas otras recetas, ya sean de verduras, pasta, carne, etc.


Los comentarios están cerrados.