Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies

Ingredientes, Medidas y Cantidades:

350 gr. de lentejas

1 cebolla blanca

1 puerro

2 echalotas

1 diente de ajo

6 lonchas de salmón ahumado

1 bote de huevas de salmón

Vinagreta:

alcaparras y pepinillos

2 huevos duros

¼ de cebolla picada

2 Dl. de aceite de oliva

1 limón

mostaza amarilla

sal y pimienta

Para Hacerlo:

Pon a remojo las lentejas en abundante agua durante unas doce horas, si puedes cambia el agua a las seis horas, no volcándolas sobre un colador, sino recogiéndolas con las manos juntas, para no remover el agua sucia. Todas las que sean negritas las puedes retirar.

Coloca las lentejas en una buena cacerola, junto con la cebolla pelada, el puerro limpio, las echalotas y el diente de ajo pelados. Cúbrelas de agua y déjalas cocer unas 2 horas a fuego lento, procurando que el calor sea muy regular en toda la cacerola. Cada media hora riégalas con un vaso de agua fría para parar la cocción fuerte y que vuelva a regularse el calor.

Vinagreta: Pica las alcaparras, los pepinillos, la cebolla y el huevo duro en pequeño. Añade el limón y una cucharada de mostaza, la sal y la pimienta. Incorpora el aceite poco a poco hasta ligar bien la vinagreta.

Coloca en el fondo del plato las lentejas tibias y alíñalas con la vinagreta. Sobre estas, reparte el salmón y las huevas y si ves que es necesario añade un poco más de vinagreta.

P.S. Esta receta me la ha dado mi amiga Maite, que es experta en ensaladas y legumbres y trabaja en I+D de productos de la huerta en la Provence.


Los comentarios están cerrados.