Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies


Ingredientes, cantidades y medidas:

lechugas varias (las que te apetezcan)

1 pechugas de pollo

100 gr. de queso de nata

100 gr. de champiñones fileteados

25 gr. de pasas

2 fondos de alcachofas

50 gr. de aceite de oliva

50 gr. de aceite de girasol

25 gr. de vinagre

2 cucharadas de queso roquefort

sal y pimienta.

Para hacerla:

Limpia las pechugas con una puntilla retirando los cartílagos y algún nervio. Pon agua a hervir con un poco de sal gorda (si no tienes puedes ponerle fina) e introduce las pechugas una vez que el agua rompa a hervir. Déjalas unos 7 minutos hirviendo a fuego medio. Escúrrelas en un colador y déjalas templar para que las puedas deshilachar en tiritas y no te quemes mientras lo haces. Mezclarlas con el queso partido en dados, las pasas y los champiñones fileteadas. (sino te gustan crudos los puedes pasar un poco por la sartén con un poco de aceite)

Ahora vuelve a poner agua a hervir con un poco de sal y una cucharada de harina y en cuanto empiece a hervir mete los fondos de alcachofa y déjalos cocer hasta que pinchando con un cuchillo veas que las alcachofas están al dente. Filetea los fondos y mézclalos con o anterior.

Vinagreta: En un bol pequeño pon el vinagre, el queso roquefort, la sal y la pimienta y mézclalos con una varillas. Vete incorporando el aceite poco a poco hasta que quede bien ligado. Vierte la vinagreta sobre la ensalada, y si puede ser 20 minutos antes de comerla mejor.

Quizás te sirva de plato único; pruébalo.


Los comentarios están cerrados.