Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies


Ingredientes, medidas y cantidades:

11 yemas

2 huevos

30 gr. de Maicena

4 dl. de agua

600 gr. de azúcar

1 cucharada de café soluble

100 gr. de azúcar glace

Para hacerla:

Pon en un cazo el agua con el azúcar y deja cocer hasta obtener un almíbar a punto de hebra. Una vez terminado déjalo enfriar en la encimera y mientras tanto, en el mismo bol de la batidora, pon las yemas y los huevos y déjalos batir durante unos 15 minutos hasta que estén bien blanqueadas y doblen su volumen. Fuera de la batidora o poniendo esta al mínimo la batidora, incorpora la maicena. Si es fuera de la batidora, ayúdate con una espumadera y hazlo de forma envolvente para no bajar las yemas y los huevos batidos. Engrasa un molde con mantequilla y enharínalo. Coloca la mezcla de las yemas en el y hornéalo a 180º durante unos 8 minutos. Pincha con una aguja para ver si el bizcocho esta hecho.(la aguja deberá salir limpia) Ayudándote de la aguja, pincha bien el bizcocho sin llegar al fondo del molde, y vuelca despacio y con cuidado el almíbar. Es importante, que esté bien repartido por todo el bizcocho en la misma proporción. Deja que empape bien por los menos 12 horas. Ahora lo puedes desmoldar y colocar en la fuente que lo vas a presentar. Espolvorea todo el bizcocho con azúcar glace ayudándote de un colador que siempre te quedará mejor repartido. Caliente la aguja al fuego y cuando esté al rojo vivo colócala sobre la tarta haciendo rombos. Después de cada línea, tendrás que calentar la aguja de nuevo. Para terminar, bate 4 claras con 8 cucharadas de azúcar y haz un merengue fuerte. Para teñirlo un poco mézclalo con el Nescafé. Coloca el merengue en una manga pastelera con boquilla rizada y adorna los lados de la capuchina.


Los comentarios están cerrados.