Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies


II.

Vamos preparando los ingredientes para hacer el Bavarois; 300 gr. de leche, 6 yemas, 150 gr. de azúcar, 5 hojas de gelatina, 200 gr. de chocolate negro y 400 gr. de nata montada.

Veo que Paloma se ha acordado de algo fundamental y es que ya tiene puesta la gelatina a remojo en agua fría, para que se ablande antes de utilizarla.

Lo primero que hacemos es poner la leche a cocer junto con el chocolate cortado en pequeños trozos. Mientras dejamos que rompa a hervir, bato las yemas con el azúcar, hasta blanquearlas. Vemos que rompe a hervir la leche y retiro el cazo del fuego. Poco a poco, vierto la leche-chocolate, sobre las yemas y el azúcar. Vuelvo todo al cazo y de nuevo al fuego hasta napar la crema. (le doy consistencia sin dejar que hierva)

Lista la crema y fuera del fuego le introduzco la gelatina escurrida bien del agua y por si acaso, alguna partícula de la misma no se ha deshecho bien, paso toda la crema por un colador fino.  Dejo templarla y añado de forma envolvente la  nata montada. Coloco la mezcla en mi molde, previamente engrasado con un poco de aceite, y lo meto en la nevera a cuajar durante unas tres horas.

Paloma ha traído unas virutas de chocolate para decorarlo una vez cuajado.

Ya estamos todos, en total 8 personas; la mesa ha quedado impecable y puesta con mucho gusto.

La sobremesa se alarga, nadie tiene prisa; corren y vuelan anécdotas, sucedidos de los muchos veranos pasados en estos lares, largos que sabían a poco, apasionantes, familiares, aventureros, deportivos, festivos.

Subidas nocturnas al Castillo, con guitarras; salidas en bici; meriendas en la ermita de San Medardo, excursiones y baño en las pozas camino de Castarlenas. Encuentros de familias con raíces en la Comarca de la Ribagorza: los Santiveri; los Abbad-Jaime de Aragón; los Ríos; Zurita; los Bergua; los Samaranch; Los Cambra; los Brescó;… buena gente, en una tierra excelente.

Agradezco la hospitalidad de Pepe y Paloma y que sus amigos hayan venido y, como todos coincido en que hemos disfrutado de una comida rica y de un rato agradable; entrañable.

Quedamos para repetirlo antes de agosto, pero en esa ocasión será en Luzas.

Regreso chinochano, por el mismo camino que he venido; está oscureciendo. El ir a menos velocidad y notar menos las curvas, me permite ir preparando mentalmente los próximos trabajos que tengo en agenda.

Te iré contando, Continúo.

 

 

Los comentarios están cerrados.