Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies

Ingredientes, cantidades y medidas:

400gr. de alubias blancas

400 gr. de calabaza

ajo

cebolla

un poco de puerro

pimentón dulce

Aceite de oliva virgen

Para hacerlas:

Pon a remojo las alubias la noche anterior. Si te acuerdas antes de irte a la cama cambia el agua y al despertarte hazlo de nuevo. Para cambiar el agua nunca vuelques el recipiente, envuelve las alubias en tus manos y deposítalas con mimo en un recipiente limpio. Cuando hayas retirado todas las alubias tira el agua con toda tranquilidad. Al día siguiente, con el mismo mimo con el que las has tratado al cambiarles el agua, coloca las alubias en un puchero ancho, donde se encuentren a gusto y cubrirlas con agua, rocíalas con un poco de aceite de oliva y ponlas a fuego alto para que empiece a hervir.

Cuando estas hayan comenzado a hervir se le añade el puerro, la cebolla y otras verduras que te puedan gustar, aunque te aconsejo, que no sean verduras con mucho sabor o perfume, ya que perdería parte de la gracia el plato.

Baja ahora el fuego y déjalas cocer a fuego lento.

A falta de unos 30 minutos añade la calabaza en trozos con forma de cubo.

Una vez cocinadas las alubias, se prepara rapidito un refrito de ajos, para darles un sabor especial, con una cucharada de pimentón dulce que las dejará deliciosas.

¡Qué te salgan ricas!


Los comentarios están cerrados.