Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para seguir usándolas. Más información
Política de cookies


Ingredientes, Medidas y Cantidades:

6 laminas de pasta brick

1 queso de cabra redondo

200 gr. de queso de cabra

100 gr. de espinacas

300 gr. de bechamel

100 gr. de zanahorias en juliana

100 gr. de champiñones

sal, pimienta y mantequilla

2 puerros

Para Hacerlo:

Corta las verduras; las zanahorias y los puerros en juliana y el champiñón en láminas. Blanquea la zanahoria y el puerro en abundante agua con un poco de sal y para pararles la cocción pásalo por el chorro de agua fría, sobre un colador. En una sartén empieza rehogando las espinacas con un poco de aceite, a continuación añade las zanahorias y los puerros y por último, los champiñones. Deja que se evapore bien el agua de todas las verduras y salpimienta. Deposítalo en un plato para que enfríe antes de hacer el montaje.

Extiende las hojas de brik sobre la encimera. En el centro de cada una coloca un puñado de verduras y sobre este una rodaja de 4cm. de queso de cabra. Cierra cada uno de los brick dejando los pliegues del mismo abiertos arriba y átalos con un cebollino, una tira de hoja de puerro verde, previamente blanqueada y si no tienes nada de esto, con un poco de hilo de cocina. Coloca los saquitos en una fuente de horno y deja tostar unos 7 minutos. Este tiempo será suficiente para fundir el queso.

Acompaña este plato con una bechamel de espinacas clarita, servida en salsera aparte.

Es ligero y el contraste de sabores maravilloso; bon appétit!


Los comentarios están cerrados.